Cristal

Cristal

El vidrio en la vivienda está experimentando un importante avance gracias al redescubrimiento del mismo para uso doméstico en todos los ambientes del hogar. Hasta fechas recientes, su empleo se limitaba a elementos de fachada y una pequeña parte del mobiliario de interior como encimeras de baño o mesas de comedor. Ahora, al igual que con el acero, podemos proyectar espacios donde este material sea el protagonista, incorporándolo en encimeras de trabajo e incluso en todos los frentes de la cocina.

En los showrooms zelari de nuzzi en Madrid, las encimeras de cristal se emplean con vidrio serigrafiado lacado en su cara inferior en cualquier color de la gama Ral Design, con más de 1600 colores a elegir, dando una tonalidad a la encimera de aspecto mate,  sólido y homogéneo. El vidrio es de 12mm de grosor y siempre se apoya sobre un bastidor perimetral de 19 o 28mm que sirve de estructura, canteado en el mismo color y material que las puertas o bien en acero o aluminio.

El bastidor que soporta la encimera puede ir a ras de puertas y de encimera, como en las imágenes de arriba, o ligeramente retranqueado de manera que el vidrio parece flotar sobre los muebles, como en las imágenes de abajo. Arriba, el fregadero de acero se empotra bajo la encimera dejando la superficie del vidrio limpia y totalmente libre de obstáculos. La calidez de la encimera de madera que enmarca los muebles contrasta con la sensación fría y gélida que transmite el vidrio serigrafiado blanco. Abajo, la encimera de vidrio se ha lacado en el mismo color ral que las puertas y costados de los muebles confiriendo al conjunto un aspecto más monolítico.